Skip to content

Una historia extraordinaria

Conoce la forma Santa Clara de hacer las cosas

Detrás del cuidado y proceso artesanal de todo lo que hacemos, hay una historia de inspiración y trabajo que te queremos contar.

1924-1936

● Empezaban los años veinte cuando tuvimos una gran idea: vender leche de la ordeña de 17 vacas que habíamos comprado.
● Toda la familia nació en Pachuca, Hidalgo, y la gente nos conocía como los Conde Gómez.
● Nuestras vacas estaban tan relajadas, que su leche era fresca y deliciosa; al negocio le empezó a ir tan bien que contábamos ya con 100 vacas que hacían crecer aún más nuestra vendimia. 

1946-1950

● De pronto sucedió algo inesperado. La fiebre aftosa –un virus que le daba a los animales– atacó a nuestro ganado y perdimos 700 vacas en muy poco tiempo.
● Por suerte, siempre fuimos personas fuertes y emprendedoras, así que con tan solo 11,900 pesos en los bolsillos nos las arreglamos para comenzar de nuevo una segunda vez.
● Con la fortaleza de la señora Conde a la cabeza y a una década de haber recuperado el negocio, echamos a andar la primera maquinaria de ordeña con el objetivo de mejorar la calidad de la leche todavía más y conservar su frescura, sabor y blancura.

1968-1978

● Para esta época, mucha gente en Pachuca prefería nuestra leche porque sabía que cuidábamos mucho su calidad y su proceso de producción. El especial cuidado que poníamos en los detalles marcaba la diferencia. 

1985

● Después de que la leche pasó a formar parte de la canasta básica y ésta era controlada por el gobierno, optamos por diversificar nuestra producción y empezar a hacer helados, crema, quesos y yogurt; todo, con ingredientes cuidadosamente seleccionados y de alta calidad.
● A la gente le gustaron mucho nuestros productos elaborados de manera artesanal; y lo más importante: siempre en línea con nuestra filosofía de hacer bien las cosas.  

1992-1998

● A principio de los noventa, nuestra leche se empezó a vender por primera vez en Costco. Su sabor y consistencia le gustó tanto a la gente, que tan solo el primer día se vendieron 250 galones. Y en pocas semanas, vendimos ¡700 galones por día! Entonces tuvimos que trabajar el doble para lograr envasar los pedidos con la única máquina que teníamos, pues nunca pensamos en que se fuera a vender tan rápido.
● Tiempo después, y con 2,200 cabezas de ganado, llegó el momento de remodelar nuestra planta de producción.
● También inauguramos nuestra primera tienda en CDMX. A lo mejor no estaba en la “mejor zona de la ciudad”, pero nos entusiasmaba ver que gente de los alrededores llegaba hasta ahí a comprar un helado. Sí, tuvo un éxito que ¡no imaginábamos!

2008-2012

● En 2008, lanzamos otro producto delicioso: nuestras lechitas saborizadas inspiradas en los sabores de nuestros helados. 
● En esta década nuestro negocio cumplió 85 años y vendíamos miles de litros de leche todos los días.
● En 2012, Santa Clara se integró a Jugos del Valle. Un ciclo se cerró, mientras nuestra filosofía de cómo se deben hacer las cosas sigue intacta: seguimos haciendo nuestros quesos de forma artesanal (los de ebra los enrollamos a mano), cuidamos nuestro proceso de pasteurización para conservar el sabor de nuestra leche y seleccionamos a mano la fruta de nuestros yogurts.